Lupe

(TEXAS, E.E.U.U. 2006/ DIGITAL, COLOR)


Lupe tiene 81 años y vive en Austin, Texas.

Empezó a trabajar de muy joven limpiando casas. Años después se convirtió en maestra.

Nunca se casó, por consejo de su madre, pero se hizo mamá al adoptar a los hijos de su hermana; luego fue abuela, y años más tarde bisabuela

Cada Domingo asiste desde temprano a la Iglesia Nuestra Señora de Guadalupe en Austin. Allí, dependiendo de la hora, la misa es en inglés o español.

Todas las mañanas Lupe se levanta temprano y prepara el desayuno para su nieta y dos bisnietos. Ellos parten apurados al colegio y trabajo. La casa squeda en silencio. Lupe espera con ansias la hora de su regreso.

ver video

Juana

(CAJAMARCA, PERU. 2003 / 35MM, COLOR.)


Serie fotográfica seleccionada para la 4ta Muestra de Documentales y Fotografías de América Latina 2004, muestra itinerante iniciada en Albacete, España.


Juana Terán Pompa tiene 32 años. Vive y trabaja en la Cooperativa Agraria Atahualpa Jerusalén, en la Granja Porcón de Cajamarca, al norte del Perú. Teje mantas, bolsas y otros productos con lana de ovino y vicuña. Trabaja junto a su esposo Segundo, ella teje y él confecciona. Los pedidos más grandes son para Estados Unidos, y cuando el plazo se acerca hay que trabajar sábados e incluso domingos para poder terminar.

Juana trabaja de 9am a 5pm. Luego inicia junto a su esposo el camino de regreso a casa. Se pone a la espalda un saco de papas -unas cuantas han sido su almuerzo- y empieza a subir el cerro con 25 kilos en la espalda.

Al llegar a casa empieza una nueva faena: la preparación de la cena familiar. Su hijo menor, Carlitos (de 5 años), juega a su alrededor, se trepa encima de ella, no la deja ni un momento y reclama su comida. Juana luce cansada, pero juega pacientemente con Carlitos mientras termina de cocinar. Sus otros dos hijos, Eliseo de 10 y Eder de 16, también están sentados a su alrededor, más tranquilos. Ya es de noche. La comida está lista. Juana sirve los platos y la familia se sienta a comer.

A las cuatro de la mañana del día siguiente empieza un nuevo día en la vida de Juana quien, con el saco cargado en la espalda, empieza el camino cerro abajo, rumbo a su taller.